Editoriales / Aleatoria

Mirador

ARMANDO FUENTES AGUIRRE (CATÓN), , actualizada 07:14 🕚

Las mulas, dice don Abundio, son muy rencorosas.

Los seminaristas, cuenta, pasaban las vacaciones de verano en el Potrero. Uno de ellos se molestó porque la mula del rancho no se dejó montar por él. Agarró un palo y la golpeó, enojado.

Pasaron los años. Cierto día llegó a Ábrego un cura de Saltillo a encabezar la procesión de la Virgen de la Luz. Iba por el camino con los fieles cuando una mula rompió la cuerda con que estaba atada, fue y le dio al presbítero una coz en las posaderas que lo lanzó a varios metros de distancia. El sacerdote era el seminarista, y la mula era aquélla a la que había golpeado.

Me dice don Abundio:

-Hay que tratar con cuidado a las mulas, licenciado. Nunca olvidan.

Hace una pausa y en seguida añade:

-Usted tiene también muy buena memoria, no agraviando.

¡Hasta mañana!...

Editoriales, MIRADOR

Noticias relacionadas

Comentarios

Identificarse con

Facebook Google

Hola

aún no hay comentarios

Noticias más leídas

Noticias recientes

Más notas de Editoriales