Editoriales / Aleatoria

La seguridad nacional de México y las ideologías

CON MÉXICO EN LA MENTE

HÉCTOR SÁNCHEZ GUTIÉRREZ, , actualizada 08:36 🕚

Durante la Guerra Fría (1945-1989), posterior a la II Guerra Mundial, la doctrina de Seguridad Nacional fue empleada en Latinoamérica como forma de gobierno y en buena medida posibilitó las dictaduras en el hemisferio sur, así como los conflictos armados internos, cuando la URSS y EEUU pugnaban por constituirse como hegemonías mundiales.

Las herramientas para imponerla en las Américas fueron:

La construcción y difusión de una Doctrina de Seguridad Hemisférica, que se logró con la suma de Seguridades Nacionales, la doctrina de seguridad nacional se sustentaba en la concepción de enemigos internos, determinados por las dos ideologías en pugna, comunistas contra capitalistas;

El Organismo Regional formal era y sigue siendo la Organización de Estados Americanos (OEA), lo que implicaba la creación de un instrumento dentro de este organismo, dando lugar al "Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca" (TIAR), donde se establecieron las reglas para las acciones que evitaran la intrusión del nefasto comunismo;

La sistematización de estas doctrinas de seguridad (hemisférica y nacionales) fue realizada en las escuelas de estudios superiores militares del cono sur americano, dando pie a la sucesión de gobiernos militares, la mayoría con carácter de dictaduras por tiempos prolongados, siempre bajo la tutela de los Estados Unidos;

Los gobiernos mexicanos que se sucedieron en esta larga etapa fueron tenaces, coincidentes y congruentes con los objetivos nacionales, al sustraerse a los criterios del hegemón hemisférico con una política exterior valiente y de principios muy claros, enfrentando los embates por mantener una sola ideología en América Latina y oponiéndose a los intentos de intervención directa en los países latinoamericanos, hasta lograr la aceptación del "pluralismo ideológico" en la Carta de la OEA y conseguir la conclusión del TIAR.

En México, iniciamos el estudio serio sobre la Doctrina de Seguridad Nacional en la década de los 80s, considerándola en un principio como una responsabilidad propia de las fuerzas armadas, por la evidente influencia del pensamiento dominante, aspecto que fue corregido rápidamente, al recapacitar que las Fuerzas Armadas Mexicanas son constitucionalmente coadyuvantes en las vertientes externa e interna de la seguridad nacional.

En el año 2000, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) establece, con el concierto mundial, los "Objetivos del Milenio" para los siguientes 15 años.

En 2003, congruentes a estos criterios y en el ámbito hemisférico regional, se da la "Declaración sobre Seguridad de las Américas" en la CDMX, la cual hace dos planteamientos fundamentales: la identificación de nuevas amenazas o amenazas no tradicionales, y la conceptualización de la Seguridad Multidimensional, que atiende las necesidades del desarrollo, enfocado al bienestar del individuo y a los sectores vulnerables de la sociedad.

En el año 2015 y como resultado de una evaluación, la ONU reorienta los objetivos denominándolos "del Desarrollo Sostenible", para ser aplicados del 2016-2030, asumiéndolos también la OEA a nivel hemisferio americano, definiendo el escenario geoestratégico donde ha de actuar la seguridad y sus componentes.

En el México actual, a pesar de la aceptación formal en las recientes reformas sobre la seguridad (noviembre 2019), no se alcanza a materializar un concepto unificador de seguridad nacional, a definir sus componentes, establecer sus atribuciones y formular sus objetivos; priorizando su actuación al logro de objetivos ideológicos de gobierno, que no logran sustentarse y consolidarse con resultados en lo económico y en lo social, entendiéndolos como: educación, salud, empleo, paz, orden, justicia, tranquilidad, protección de personas, sus bienes; un bienestar autosuficiente con sustento permanente, ya que hasta el momento depende del subsidio gubernamental a las personas.

Se empieza a evidenciar en nuestro querido Mexico una gran semejanza con el pasado, ante el creciente retorno a los criterios de aquella desafortunada bipolaridad ideológica, al considerar a una parte de la sociedad como enemigos internos, marginando y persiguiendo a quienes piensan diferente, calificándolos como nefastos conservadores;

Construir una nueva Seguridad Hemisférica, atendiendo los criterios de un organismo internacional independiente (Foro de Sao Paulo), realizando un activismo de intervención regional con criterios ideológicos bipolares, convirtiéndonos a la vez en celosos guardianes de la frontera sur de los EUA; y

Formalizar a las Fuerzas Armadas como instancia policial, nuevamente bajo criterios de temporalidad que nunca han sido cumplidos, con crecientes tareas en el desarrollo, induciendo en la percepción colectiva que son el sostén del Gobierno en turno, en detrimento de su vocación natural de servidores del pueblo de Mexico.

¿Los perseguidos por aquel sistema, que ayudamos como Estado a proscribir en Latinoamérica, están empleando en nuestro país esta "nueva" seguridad nacional, como "forma de Gobierno"?

Editoriales, Con México en la mente

Noticias relacionadas

Comentarios

Identificarse con

Facebook Google

Hola

aún no hay comentarios

Noticias más leídas

Noticias recientes

Más notas de Editoriales