Editoriales / Aleatoria.

La muerte de Leo no debe quedar impune

Al margen

CITLALLI ZOÉ SÁNCHEZ, , actualizada 07:57 🕚
La muerte de Leo no debe quedar impune

La trágica muerte del niño Leonardo Luna Guerrero en el Parque Xenses, en Quintana Roo, ha puesto en el ojo del huracán a las autoridades de aquel estado, así como a los propios dueños del Grupo Xcaret, pues se presume una red de corrupción encaminada a proteger los intereses económicos de este consorcio, uno de los principales atractivos turísticos de la zona y generadora de miles de millones de dólares.

El pequeño Leo, como lo llamaban con cariño, tenía 13 años de edad y murió el pasado 27 de marzo en la atracción denominada "Riolajante" en el parque Xenses. El niño fue succionado por un filtro de agua que no tenía rejilla principal; con desesperación y también con el riesgo de morir, su padre, el conocido cardiólogo duranguense Miguel Ángel Luna Calvo logró sacarlo del agua, pero, tras una serie de vicisitudes, el niño falleció al mediodía del domingo 28 de marzo.

El relato del doctor Luna Calvo es desgarrador; además de la negligencia del parque por tener abierto ese filtro, su personal carece de la preparación para atender este tipo de emergencias y la ambulancia que le brindaron ni siquiera tenía oxígeno. Lo llevaron a un hospital a media hora de distancia del lugar del accidente, en donde no le prestaron la atención médica que el doctor Luna Calvo solicitaba, pero tampoco le permitieron el traslado del niño a la Ciudad de México vía una ambulancia aérea.

Una vez que el niño murió, continuó la tortura. Personal de la Fiscalía de Justicia del Estado de Quintana Roo, entre ellos el vicefiscal José Carlos Villarreal Rosillo, quien arrastra un mal historial profesional, le condicionaron la entrega del cuerpo del menor a cambio de firmar un "perdón total" al parque, es decir, deslindarlo de toda la responsabilidad, lo cual por supuesto es una actitud miserable.

Cuando se presentan muertes de este tipo son notificadas por las autoridades e incluso por los medios de comunicación. En este caso se guardó un absoluto silencio en Quintana Roo, e incluso el incidente no se reportó al 911, todo para guardar la buena imagen del Grupo Xcaret. No fue hasta que el doctor Luna Calvo comenzó a llamar la atención de los medios nacionales que hablaron del deceso.

En este caso existen tres participantes que merecen ser investigados y sancionados, pues al parecer son parte de un contubernio infame: el propio Grupo Xcaret, el Hospital Amerimed en Playa del Carmen y, por supuesto, el personal de la Fiscalía General de Quintana Roo.

Según consta en piezas periodísticas de medios nacionales, en su paso por la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, como titular de la Fiscalía para la Atención de Delitos Cometidos por Servidores Públicos, Villarreal Rosillo fue denunciado penalmente en el año 2019 por su irregular trabajo, ya que en lugar de sancionar se dedicó a exonerar a los servidores públicos denunciados por delitos tales como abuso de autoridad, allanamiento de morada, acoso sexual, corrupción de menores, entre otros. Y pese a ese mal antecedente fue aceptado con los brazos abiertos en Quintana Roo.

El Hospital Amerimed fue reinaugurado en abril de 2019. Se anunció como una clínica de primera línea, especializado en emergencias, con personal bilingüe para atender a los turistas. Pero basta leer las referencias del lugar en Google para ver que desde hace varios meses atrás la gente se queja de mal servicio, así como de sus cobros excesivos.

Y bueno, en cuanto al Parque Xenses, testigos aseguran que esa falla en el filtro del agua tenía desde el 2020. Uno pensaría que en un lugar así, en donde la entrada sencilla cuesta alrededor de mil 400 pesos por persona y en donde presumen de recibir a millones de visitantes al año, se tendrían los recursos más que suficientes para un excelente mantenimiento de sus instalaciones, el mejor equipo de rescate atento a cualquier percance y que no escatimarían recursos para salvar la vida de una persona, pero no es así.

Existen, pues, los elementos suficientes para hacer una investigación seria, desde diferentes ámbitos, tanto del parque como en el hospital y en la Fiscalía. Esperemos que, ahora sí, las autoridades de Quintana Roo actúen conforme al estado de Derecho y hagan justicia, que no les amedrente (ni corrompa) el poder económico de Grupo Xcaret.

Por nuestra parte, como sociedad, solo nos queda solidarizarnos con la familia Luna Guerrero y acompañarles, aunque sea virtualmente, en su lucha.

PUNTO Y APARTE. - Por fin llegaron las vacunas contra la Covid-19 a la ciudad de Durango y ayer inició su aplicación en las instalaciones de la Feria Nacional Durango (Fenadu) además de la Facultad de Enfermería.

Se convocó a los habitantes de poco más de 80 colonias en diferentes horarios y si bien se tuvieron sus contratiempos sobre todo por la desorganización, el primer día transcurrió sin mayores problemas.

Ahora el deseo es que pronto lleguen más vacunas pues son 80 mil adultos mayores los identificados en el municipio de Durango y en su mayoría esperan ansiosos la aplicación.

Es importante que, si usted va a vacunarse o bien, acompaña a alguien, verifique que la aguja tenga líquido; no vaya a ser que le toque alguna de "aire".

Nos leemos en twitter: @citlazoe

La muerte de Leo no debe quedar impune
La muerte de Leo no debe quedar impune

Editoriales, Al margen

Noticias relacionadas

Comentarios

Identificarse con

Facebook Google

Hola

aún no hay comentarios

Noticias más leídas

Noticias recientes

Más notas de Editoriales